Aborto – ¿para evitar la maternidad?

Por Guillermo Green

En media hora se inicia una reunión en la Universidad Nacional de Costa Rica para promover el acto ilegal, inhumano e inmoral:  el aborto.  El argumento de la invitación a la reunión dice:  “El cuerpo de la mujer como mercancía: entre el acoso y la imposición de la maternidad en Costa Rica”.

El propósito de mi breve artículo es señalar la monstruosa falacia de su agenda.  Proponen el aborto como respuesta al abuso de la mujer, y al embarazo de la mujer.  Falacia más grande no nos podemos imaginar.

Con respecto al acoso, nuestras leyes penalizan y castigan esta conducta, inclusive con cárcel.  ¿Qué tiene que ver el aborto con esto?  Nada.

Con respecto a la maternidad: a ninguna mujer se le obliga a tener relaciones sexuales, las cuales a menudo terminan con un embarazo.  La excepción, por supuesto, es en caso de violación, la cual debe ser castigada mucho más severamente, en mi opinión, de lo que es actualmente.  Castigue al violador.  Pero no mate al bebé inocente.

Los abortistas quieren utilizar el aborto como si fuera un anticonceptivo.  Pero claramente no lo es.  Ya concibió la mujer, y se tornó madre.  Lo hizo voluntariamente.  Sabía que las relaciones sexuales a menudo producen un embarazo. Ahora debe tener su bebé, y criarlo responsablemente, o darlo en adopción si así lo desea.  Sobran parejas que quieren adoptar.

En algunos casos, los abortistas son personas irresponsables con su lógica, e irresponsables con la vida.  No se mata a un ser humano por los errores o inconviniencias de otros.  Yo no tengo derecho de matarlo a usted, querido lector, porque mi vecino me agredió.  ¡Que locura!  El bebé dentro del vientre de una mujer llegó a estar ahí por las formas que fueran – felices o infelices.  Pero ahora es un ser humano con todos los mismos derechos que usted y yo.  No seamos tan irresponsables como para recomendar el homicidio como “solución” a mis malas decisiones.

En otros casos, los abortistas son agentes serviles de empresas que desean lucrar del “homicidio legalizado”.  Se sabe que Planned Parenthood y sus subsidiarios han traficado en partes de fetos, vendiéndolos al mejor comprador.  Les sirve que más países y más mujeres se embaracen y aborten.

En última instancia, el aborto es casi la consecuencia final de la rebelión contra el Creador de vida.  Matar deliberadamente el fruto de la unión de un hombre con una mujer es levantar el puño contra el Creador de vida, y es escoger muerte.  Muerte en muchos sentidos.  Posible muerte del alma de la madre que sabe que está matando en sangre fría a su propio hijo.  Muerte de la consciencia de una sociedad que en lugar de defender a los más indefensos, monta embestida grotesca contra ellos.  Muerte del honor de los ciudadanos que se quedan callados, o se vuelven el rostro para no saber nada.  Muerte del futuro de la sociedad, cometiendo genocidio y sacrificando el futuro sano humano.  Muerte eterna por matar a uno creado a la imagen de Dios – si no hay arrepentimiento.

El aborto = Muerte de todo ello.  Y más….

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Crítica, Cultura, Iglesia, Teología, Vida cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s