¿Financiando cambio de sexo?

¿Hasta dónde tiene derecho el Estado a usar dinero de los cristianos?

Por Guillermo Green

Ahorita en Costa Rica hay una propuesta  para que el servicio médico estatal (La CCSS) financie operaciones para cambio de sexo.  De pronto los cristianos están enfrentados con ser participantes forzosos de prácticas que bíblicamente son contrarias a la ley de Dios.  Quisiera notar un par de cosas que son relevantes a este caso.

Primero:  Desde el principio leemos que Dios creó al hombre “varón y hembra”, y en la biblia encontramos varias referencias a que los hombres no confundan los sexos.  Por ejemplo, mujeres y hombres no deberían vestirse con ropa contraria (Deuteronomio 22:5).  Tampoco debían cambiar relaciones heterosexuales por relaciones homosexuales (Levítico 18:22; 20:13).  Las relaciones sexuales debían respetar la distinción que Dios hizo desde el principio.  Además, Pablo llama “anti-natural” la relación homosexual, porque lo “natural” es lo que Dios hizo desde el principio (Romanos 1:25-28).  Se califican como “vergonzosos”, porque no cuentan con una justificación del Dios que nos creó hombre o mujer.  Al ser ilegítimas, acarrean culpa, que en el día de juicio se volverá vergüenza profunda ante los ojos del Dios puro y santo.  Por lo tanto, la propuesta ante la CCSS es claramente contraria a la biblia y los propósitos de Dios.

Segundo: Pero aparte de las declaraciones bíblicas, la ciencia de la genética junto con la biología ha demostrado sin lugar a duda que el “sexo” de una persona no puede ser cambiado.  Desde el momento de concepción cada célula del cuerpo humano contiene cromosomas XY o XX.  Mutilar el cuerpo, o inyectarlo de testosterona o estrogeno, no modifica en nada el código genético que cada humano tiene.  Proponer un “cambio de sexo” es un absurdo.  Por lo tanto, las mal-llamadas “operaciones para cambiar el sexo” no son ni más ni menos que cirugías estéticas (si no, mutiliaciones verdaderas).

Tercero – Dado que cortarse el pene o ponerse pechos artificiales es un gusto y no un asunto de enfermedad, y dado que la CCSS no da abasto con atender casos de enfermedades reales, y dado que la CCSS ni siquiera provee muchas medicinas necesarias para personas con enfermedades (algunas graves en necesidad de medicinas caras), no sé con qué lógica se podría aprobar este servicio.  PERO, si se aprueba, se sigue que cualquiera que se considera esto o lo otro también tiene derecho a todo tipo de cirugía plastica.  Esta propuesta implicaría que los gordos que se consideran flacos pero no lo son, deben tener derecho a la liposucción gratis y cualquier otro.  Implica que los feos que se imaginan bonitos pero no lo son, tienen derecho a reconstrucción gratis de su cara.  Etc, etc.  ¿Dónde para esto?

El problema de fondo de las sociedades occidentales estriba en algo muy sencillo.  Habiendo tenido algún sentido de que la biblia establecía el fundamento para la sociedad humana, hemos desechado ese fundamento por un fundamento relativista. Ahora sin fundamento externo, quedamos simplemente con la “ley del más fuerte”.  Ahora se hará según el que más grita, el que más paga, o el que más oprime.

¡Bienvenido a la nueva ‘libertad’!  Sólo un retorno a la Palabra infalible, sabia y justa – la biblia – pondrá orden a esto.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Crítica, Cultura, Iglesia, Teología, Vida cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s