La tiranía de la decadencia

decadencia.jpg

Por el Dr. Peter Jones

En nuestro mundo actual, la decadencia está reemplazando la decencia. En aras de la libertad personal, nuestra cultura sanciona una revolución sexual que la socióloga alemana Gabriela Kuby cree que “muy posiblemente será la revolución más destructiva de la historia”.  Ella continúa declarando que “el alcance al cual este sistema satánico va hacia la libertad [sexual] … se logra ver mejor en los abortos”. Alguien ha dicho: “El aborto es la voluntad de matar por el bien de la disposición a copular”.

Hay paralelismos culturales serios con nuestro tiempo. De 1918 a 1933 la República de Weimar gobernó Alemania. Después de la derrota de la orgullosa nación alemana en la Primera Guerra Mundial, muchos alemanes lanzaron la cautela al viento, gastaron en grande y se enfiestaron mucho, conscientes de que tanto la economía como el gobierno estaban destinados a fracasar. Esto se convirtió en un tiempo de ideas liberales y nuevas formas de búsqueda del placer. Aprovechando la liberalidad de la época, los cabarets de Berlín, Múnich y otras ciudades entretenían a sus homosexuales, lesbianas y travestis con espectáculos abiertos de desnudez sexual.

Una historia del período describe la situación social de la siguiente manera: “Aún [la antigua] Roma no había conocido orgías como los bailes de travesti de Berlín, donde cientos de hombres vestidos de mujeres y mujeres vestidas de hombres bailaban bajo los ojos benévolos de la policía. En medio del colapso general de los valores, una especie de locura se apoderó precisamente de esos círculos de la clase media que hasta entonces habían sido inquebrantables en su orden “.

Este colapso moral fue seguido por el colapso económico, porque el gobierno irresponsablemente imprimió tanto dinero que el Reichsmark se volvió inservible. Por ejemplo, en 1918, una docena de huevos costaba medio reichsmark; en 1922, tres reichsmarks; en enero de 1923, 500 reichsmarks; en septiembre de 1923, 30 millones de reichsmarks y sólo un mes más tarde, en octubre de 1923, cuatro mil millones de reichsmarks. La “resolución” de este estado de cosas vino con la llegada del nacionalsocialismo totalitario en 1933.

Si políticamente o económicamente no estamos en este punto (aunque la deuda nacional nunca ha sido mayor), nos encontramos viviendo en una sociedad que afirma que el erotismo homosexual, la pornografía omnipresente, y la manipulación de género son expresiones válidas de la libertad humana y que oponerse a ellos es una expresión inaceptable de fanatismo, que debe ser suprimida. Por un lado, nuestros hijos están expuestos a la degeneración absoluta, y por otro lado, su fe cristiana está siendo suprimida.

Por un lado, expuesto a la degeneración:
En las bibliotecas públicas de Nueva York los padres traen a sus niños pequeños para escuchar a las drag queens leer los últimos libros infantiles sobre sexo. En la “Hora del cuento de la reina drag”, una “reina”, presentándose como “La Señorita Sexy Desastre”, canta: “Las caderas de la reina hacen chi chi chi”, etc. y luego sigue contándoles una historia titulada “Gusano ama a Gusano: Podemos ambos ser novios.” Algunos padres “progresistas” lo aprueban. Uno dice: “Eso es lo que busco cada vez que salimos, presentar diferentes maneras de estar en el mundo y hacerlo divertido y disponible para mi hijo … ¡Fue genial, tanta energía!” Desafortunadamente, esta expresión de la libertad sexual introduce a los niños a puntos de vista falsos y destructivos de la realidad humana. El cuarenta por ciento de los adultos transgéneros reportan haber cometido al menos un intento de suicidio.

Por otro lado, la fe cristiana suprimida:

A Seth Clark, de 13 años de edad, le dijeron a tan solo horas de empezar su graduación que no se le permitiría dar su discurso de graduación en la Escuela Akin Grade School, en Akin Illinois, porque era demasiado religioso. Su discurso refería a Dios, usando citas de la Biblia, y mencionaba su fe cristiana. La Superintendente Kelly Clark escribió: “Mientras que los estudiantes son bienvenidos a orar o seguir su fe sin interrumpir la escuela o violar los derechos de otros, la Constitución de los Estados Unidos prohíbe que el distrito escolar incorpore tales actividades como parte de eventos patrocinados por la escuela, o cuando el contexto hace que una audiencia cautiva escuche u obligue a otros estudiantes a participar “.

El periodista Tucker Carlson entrevistó recientemente a Dan Barker, co-presidente de la Fundación Libertad de la Religión (FFRF por sus siglas en inglés), que logró cerrar un grupo de estudio bíblico que se reunía antes de las clases para estudiantes de primer y segundo grado.Barker anunció con orgullo que hay familias que desean proteger a sus hijos de la depravación y la violencia que está en la Biblia.

A pesar del fallo de la Corte Suprema que protege a los clubes religiosos en las escuelas públicas (El Club de las Buenas Noticias versus Escuelas Centrales de Milford 2001), la batalla por la salud espiritual de nuestros niños apenas ha comenzado. A medida que la libertad cristiana se suprime agresivamente, nos enfrentamos a una “revolución sexual”, como dice el sociólogo Kuby, “mucho peor de lo que yo haya conocido”.
Maranatha- “Ven Señor Jesús”.

Mientras esperamos ansiosamente el regreso de Cristo, los cristianos debemos poner la fe en nuestro Dios que mantiene el pacto; vivir vidas puras e irreprensibles; y enseñar a sus hijos la belleza del diseño creativo y el diseño del evangelio de Dios para la sexualidad y el matrimonio, que son fundamentales para el verdadero florecimiento humano.

Traducido por Beatriz Atkins

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s