El fin de la Libertad de Expresión

freedom.jpg

por el Dr. Peter Jones

Turbas fascistas están amenazando con causar violencia, hay conferencias que están siendo canceladas; desfiles públicos son suspendidos ante la amenaza de una interrupción física, todo esto incluso en la Universidad de Berkeley, considerada desde los años 60 como la institución fundadora del moderno Movimiento de la Libertad de Expresión. Incluso la feminista radical Camille Paglia está conmocionada, denunciando el caos ético en el campus americano donde “la intolerancia se disfraza de tolerancia y donde la libertad individual es aplastada por la tiranía del grupo”. ¿Estamos viendo el comienzo del fin de la civilización occidental? La violencia crea miedo, y esto suprime la libertad de expresión. Eventualmente, surge una poderosa élite que nadie puede resistir.

Para algunos, la solución parece simple. Los administradores universitarios debieran armarse de valor y ejercer su autoridad administrativa y moral; la policía debe hacer cumplir la ley y limpiar las calles de la violencia. Pero nada pasa. En cambio, los administradores universitarios se inclinan ante la presión de los estudiantes, creando “espacios seguros” oficialmente patrocinados, en donde la libertad de expresión es erradicada. La Universidad Wesleyan en Connecticut, fundada en 1831, planea gastar $220.000 al año para crear un centro de recursos que promoverá los derechos LGBT, entre otras “causas de justicia social”. El presidente de la escuela cree que el centro de recursos “ayudará a satisfacer las necesidades de los estudiantes que son más vulnerables”. Por desgracia, esta iniciativa no resolverá el problema de la libertad de expresión, sino que lo exacerbará, creando generaciones de estudiantes incapaces o reacios a enfrentar críticas, estudiantes que insisten en su propio camino por cualquier medio posible.

La cultura rechaza cada vez más la “libertad de expresión” de una discusión seria de la homosexualidad. En una clase de escuela secundaria que estaba enseñando, Andrew Turner, de 63 años, el miembro conservador del Parlamento de la isla de Wight, tuvo la audacia de decir que “la homosexualidad es un error y un peligro para la sociedad”. Un estudiante LGBT salió de la habitación y escribió en Facebook “Tuve que irme. Es aterrador que en esta época y en nuestro desarrollo como sociedad, todavía haya personas que no pueden preocuparse lo suficiente del bienestar de una persona para aceptar simplemente quiénes son.” Sin duda, la carrera de este hombre ha terminado, porque este tema es tabú en el intercambio público de ideas.

Los derechos democráticos de la libertad de expresión colisionan con la nueva política identitaria de hoy, que las universidades apaciguan creando espacios seguros o silenciando la oposición a través de amenazas de violencia. Mi amigo Everett Piper, de la Universidad Wesleyana de Oklahoma, tiene razón. “Cuando la Iglesia admite que la definición de la identidad humana es poco más que la suma total de las inclinaciones humanas, la batalla por la dignidad humana y la culpabilidad moral se pierde antes de que comience… La Universidad deja de ser Cristiana.”Cuando los profesores, Kengor y Ayers de Grove City College (una escuela tradicionalmente ortodoxa), anunciaron su seminario del 2018 “La Biblia y la Familia Natural”, surgió un gran alboroto. El alumnado llamó a la universidad para pedirles que cancelaran la clase, los estudiantes rasgaron cientos de carteles y un grupo de exalumnos, estudiantes y profesores iniciaron un grupo de Facebook llamado Defensores de la Inclusión y la Aceptación, declarando “esperamos una clase llena de propaganda homofóbica”, aunque de hecho, la intención anunciada era traer opiniones opuestas.

Ya no es posible participar en una conversación pública sobre las sacrosantas “elecciones personales de género”. Es el proverbial “elefante en la habitación” cada vez que se plantea el asunto de la libertad de expresión. La demanda del LGBTQ por el derecho a la autoidentificación anula los mismos principios de la libertad de expresión. Si hay algún problema que no puede ser discutido, la libertad de expresión no tiene sentido. La pérdida de la libertad de expresión no desaparecerá si tales cuestiones de identidad tan cruciales, forman un núcleo central inviolable para aquellos que se retiran a sus “espacios seguros”. Pero no debemos enterrar este asunto, porque este habla a quiénes somos. Everett Piper tiene razón: “La honestidad exige que persigamos con valentía las ideas probadas por el tiempo, defendidas por la razón, validadas por la experiencia, y confirmadas por la revelación” (correo electrónico personal). ¿Somos creados por Dios a su imagen o nos creamos a nosotros mismos? Que el Señor dé su coraje a la Iglesia para decir la verdad en nuestro tiempo, como lo hizo Jesús en el suyo. Si la naturaleza esencial de la persona es constantemente suprimida en esta tierra que fue una vez “cristiana”, pronto se verá como la cultura pagana “autocreada” y sexualmente “liberada” de la antigua Roma.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s