El neo-marxismo usa el agua para promover su agenda

por Guillermo Green
10/2016

A todos nos interesa tener agua limpia y suficiente. Yo he tratado de informarme sobre este tema, y he colaborado con esfuerzos por proveer mejores condiciones de agua y salud humana. Por eso me interesó el tema recientemente en Radio UCR sobre el agua.

Los expositores pertenecían a una alianza centroamericana a favor de programas de agua. No capté si eran parte de instituciones formadas por los gobiernos, o una ONG. El punto es que después de una hora escuchando sus “soluciones” ¡no habían ofrecido ninguna! Si son nuestros impuestos que apoyan a esta gente, nos “están bailando” (un tiquismo por decir “nos están estafando”). Punto.

Lo que escuchamos fue una hora de propaganda neo-marxista tan trillada y aburrida que me pregunto cómo esta gente no se cansa de oirse a sí mismos. No sé cuantas veces repitieron “conflicto”, “estructuras de poder”, “comprender las causas de conflicto”, etc, etc, etc. Sin ofrecer ninguna solución a mejorar las fuentes de agua para zonas necesitadas, presentaron un cuadro como si fuera una guerra clandestina contra “minorías” e “indígenas” ¡para privarles de agua!

Ya aburre los discursos sobre “modelos económicos que no facilitan la participación de todos”. Queremos escuchar soluciones reales, concretas, no discursos comunistas que no llegan a nada.

Sí se llegó al punto verdadero del programa. No era ofrecer soluciones para el agua. Era hacer un llamado para la revolución neo-marxista. Cuestionaron los “modelos de la democracia actuales” (entiéndase – ¡necesitamos una revolución marxista!). E hicieron un repitido llamado para la “visibilización de las comunidades locales” (entiéndase ¡a la marcha! ¡A la calle! Parece que piensan que la marcha marxista es algún tipo de baile religiosa que procura lluvia de la Pachamama de forma mágica).

Como siempre, los indígenas y campesinos son los preferidos sujetos para la revolución. Yo no niego que las desigualdades y políticas injustas de los gobiernos hacen que estas poblaciones tengan descontento legítimo para con sus gobiernos. Pero creí que el tema era el agua. Si la única solución que nuestros locutores pueden ofrecer para resolver problemas de agua es una marcha de protesta, ¡alguien está botando su dinero en apoyarlos! Sólo espero que no sean impuestos del pueblo.

La persona entrevistando a los de la Alianza les hizo al puro final del programa una pregunta importante: “¿Qué papel debe jugar el sector privado en solucionar los problemas de agua”. Los salvadores del pueblo no pudieron dar ninguna forma en que el sector privado podría contribuir a soluciones. Dijeron que “sí” podían ayudar – y esto fue ¡todo lo que se dijo! A penas afirmaron un “sí”, dijeron “pero hay que dar lugar para la justicia ambiental” (entiéndase la revolución neo-marxista).

Y así ad nauseam las universidades, ONG’s, y “alianzas” destruyen toda capacidad de pensar, aplicando un lavado de cerebro para el pueblo adormecido, saqueando los cofres públicos con reuniones sin fin pero también sin ningún fruto ni resultado. Perdón, sí hay fruto: una grotesca distorsión al problema para una respuesta aún más vulgar. El fruto es conflicto, lucha, marcha, víctimas y dinero desperdiciado.

Quiero que el lector entienda mi frustración. Tengo un muy buen amigo que colaboró con 120 personas durante siete años, desarrollando un verdadero proyecto para proveer agua potable y a la vez ¡resolver la deuda de Costa Rica! Participaron estudiantes de la universidad, ingenieros, economistas, pensadores y otros. El plan consistía en colocar plantas para filtrar y tratar el agua de los ríos más limpios de Costa Rica. El agua sería vendida a precio razonable (actualmente el agua es vendida en Costa Rica por el monopolio gubernamental Acueductos y Alcantarillados). No sólo se proveería mucha agua para muchas personas, sino que el plan proyectaba que dentro de 25 años toda la deuda interna y externa se pagaría, y Costa Rica podría llegar a ser el primer país en que no se cobraba impuestos.

¿Cuál fue el resultado? Las 6 personas que presentaron el proyecto a representantes del gobierno fueron arrestadas y encerradas por 24 horas. ¡Por presentar un proyecto saludable para el país y sus ciudadanos! Obviamente ahí murió un plan concreto y viable para resolver múltiples situaciones sociales. Cada uno puede opinar sobre los motivos del arresto; los participantes no tienen idea alguna excepto lo obvio: “no procedan más con esto”.

Este mismo amigo mío elaboró un plan de captación y filtración de aguas pluviales y aguas internas para el Colegio Monseignor Odio en Desamparados. El proyecto proponía utilizar estas aguas para los inodoros del colegio (que tiene una población estudiantil significativa). Los ahorros anuales serían multi-millonarios (hasta 60 millones de colones, y ¡mucha agua!). ¿Sabe qué? No fue aprobado el plan. El gobierno prefiere seguir gastando agua y cobrando al colegio.

En el año 2004 este mismo ingeniero elaboró un sistema de captación de aguas pluviales para una fábrica que ahorraba mucha agua y dinero a la fábrica. El Ministerio de Acueductos y Alcantarillados de Costa Rica ¡iba a cerrar la fábrica! Cuando notaron que había bajado significativamente el consumo, llegaron para cerrar la fábrica, por más increíble que parezca. Se logró probar que nada ilegal se había hecho, y evitaron el cierre y pudieron seguir trabajando.

Mi punto es esto. Mientros los neo-marxistas procuran organizar marchas y protestas, el problema de fondo en este caso muy concretos es simplemente que el gobierno quiere seguir vendiendo el agua a sus ciudadanos a precios inflados y con impuestos de venta. Ganan un porcentaje de utilidad sobre cada litro, y con eso mantienen sus burocracias infladas. Además, los neo-marxistas no ofrecen soluciones concretas y viables como lo han hecho estos otros individuos.

Lo que necesitamos son proyectos viables que el gobierno adopte. La solución no es marchas, conflicto, y el esfuerzo por producir ‘víctimas’. La traba es el mismo gobierno que está financiando estas alianzas, colaborando con los ONG’S y comités que sólo gastan dinero sin producir resultados. La traba son los zánganos que chupan fondos públicos y privados haciendo nada. Tenemos gobiernos con doble cara. Estos comités, ONG’s y “alianzas” para el ambiente son simplemente un brazo de los gobiernos para disfrazar sus acciones, y para desviar la atención de la realidad. Si los que participan en estos cuerpos no lo reconocen, son demasiado ingénuos y no sirven para formar parte de asuntos importantes. Si lo saben, son pillos robando el dinero de sus salarios.

Por lo menos en Centroamérica, resolver las condiciones de agua es relativamente fácil. Dios nos ha bendecido con algunos de los países más ricos en agua del mundo. Es un verdadero crímen que sectores de Centroamérica tengan escasez de agua potable. Pero el discurso neo-marxista no sólo no provee soluciones reales, sino levanta toda una pantalla de humo que oculta y obstruye verdaderas soluciones al problema. Son los verdaderos enemigos de las poblaciones que dicen defender. Que Dios nos levante verdaderos defensores de la patria que no sólo sepan ofrecer soluciones reales y viables, sino que las puedan poner en práctica.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Crítica, Cultura, Ecologismo, Teología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s