Revolucionarios inocuos

por G.K. Chesterton

“… el nuevo rebelde es un escéptico, y no confiará del todo en cualquier cosa. Él no tiene ninguna lealtad; por lo tanto nunca podrá ser realmente un revolucionario. Y el hecho de que dude todo se entromete cuando quiere denunciar cualquier cosa. Ya que toda denuncia implica una doctrina moral de algún tipo; y el revolucionario moderno duda no sólo de la institución que denuncia, si no también de la doctrina que usa para denunciarla. Así él escribe un libro donde se queja que la opresión imperial insulta la pureza de la mujer, y luego escribe otro libro donde el mismo la insulta. Él maldice al sultán porque las jóvenes cristianas pierden su virginidad, y luego maldice a las puritanas porque la guardan. Como político, vocifera que la guerra es una pérdida de vidas, y como filósofo, vocifera que la vida es una pérdida de tiempo. Un pesimista ruso denuncia a un policía por matar a un campesino, y después comprueba por los principios filosóficos más sofisticados que el campesino debe haberse suicidado. Un hombre denuncia que el matrimonio es una mentira, y luego denuncia a los aristocráticos liberales por sus desordenes matrimoniales. Él dice que la bandera es una chuchería, y después culpa a los opresores de Polonia o Irlanda porque eliminaron su chuchería. El hombre de este pensar va primero a una reunión política, donde se queja de que los salvajes son tratados como si fueran bestias; y luego toma su sombrero y paraguas y asiste a una reunión científica, donde comprueba que ellos son prácticamente bestias.

En resumen, el revolucionario moderno, siendo un escéptico acérrimo, siempre vive socavando sus propias minas. En su libro sobre política ataca a los hombres por pisotear la moralidad; en su libro sobre ética ataca la moralidad por pisotear a los hombres. Por lo tanto el hombre moderno ha hecho que su rebelión lo haga prácticamente inútil para rebelarse contra cualquier propósito. Al rebelarse contra todo ha perdido el derecho de rebelarse contra cualquier cosa.

(Traducido por Max Vindas)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Cultura, Iglesia, Teología, Vida cristiana

Una respuesta a “Revolucionarios inocuos

  1. Excelentes observaciones. Muy oportunas en un momento histórico como este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s