Movimiento “Diversidad” protesta conversión de Edgardo Camacho

por Guillermo Green

Que ironía.  Los defensores de “diversidad” no soportan la diversidad.  Me gustaría que fueran más honestos, y pusieran el nombre correcto a su movimiento.  “Movimiento super-intolerante de todos los cristianos bíblicos”.

Primero, doy gracias a Dios por la conversión de Edgardo.

Segundo, lo felicito por honrar a Cristo publicamente. No lo conozco, pero si alguien lee esto que lo conoce, pásele mis felicitaciones.

Tercero, no le haga caso al 1.6% de la población que es homosexual que echan espumarajos ante cualquier manifestación del poder de Dios en la vida de los hombres.

Marco Castillo, promotor de intolerancia extrema contra los cristianos, dice en crhoy.com:  “Este tipo de manifestación, de personas con cierta personalidad que se dejan influir y permiten tapar su vida y su manera de ser por medio de la religión, no dejan de ser frecuentes, y obedecen a una personalidad débil y con problemas de trato social”.  ¡Bravo Marco!  Excelente análisis profesional.  Profundo.  ¿Tal vez son “frecuentes” porque Dios sigue actuando?  Y como Marco Castillo seguramente no se considera una “personalidad débil”,  es homosexual y no religioso.    ¿?  Mmmm.

Otro ex-colega de Edgardo se pronuncia sobre la conversión de Edgardo.  Casi da risa el esfuerzo sobrehumano que hacen por denigrar a un co-ciudadano y ex-colega.  ¿Quién sabe cuánto le pagaron por decir lo siguiente? : “Se trata de un buen ser humano con capacidades de socialización limitadas, un trastorno de personalidad serio y una inseguridad crítica. No sé si su condición sea algún tipo de Asperger, pero es evidente que es una persona extremadamente fácil de manipular. Si se ha convertido al cristianismo -y esta es ahora su doctrina- es deplorable que los señores Gilberto Valencia y Gastón Carrera, directores de Intrusos Repretel, lo hayan puesto en la posición de ventilar su vida íntima al aire con preguntas y respuestas que claramente han sido ensayadas y le fueron aturugadas”.  ¡Qué montón de psicólogos nos rodean que pueden explicar todas nuestras motivaciones! “…trastorno de personalidad…”, “…extremadamente fácil de manipular…”,  “… deplorable … (que pudiera) ventilar su vida íntima al aire…”, etc, etc.

Ah, pero cuando otra figura pública se declara homosexual, todos los medios suenan  bombos y trompetas.  Pero si un pobre se acerca a Cristo, es “deplorable”, es por tener una “personalidad débil” y “capacidades de socialización limitadas”.

Bueno, compañeros.  Nosotros no estamos en el negocio de pagar mal por mal.  Es más, los cristianos podemos aceptar TODO lo que nos dicen, porque sabemos que “apartados de Jesucristo, nada podemos hacer” (Juan 15:5).   Dios ha escogido salvar a lo vil del mundo, para mostrar su misericordia y su amor.

Los intolerantes seguirán devastando reputaciones, manifestando que en lugar de ser personas amorosas son personas llenas de amargura.  Los Cristófobos siempre habrá.  Deje que hablen.  Cristo pronto viene.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Cultura, Iglesia, Teología, Vida cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s