Cómo permanecer conectado

conected
por el Dr. Peter Jones, el 4 de noviembre de 1999

Por tanto, de la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en Él.

“Moisés recibió la Torá en el Sinaí, y se la entregó a Josué; Josué la dio a los ancianos; los ancianos la entregaron a los profetas; y los profetas la entregaron a los hombres de la Gran Sinagoga. Estos hombres dijeron tres cosas: `Sean intencionados en el juicio”; `Levanten muchos discípulos; y `Hagan una cerca alrededor de la Torá’ (Pirque Abot 1:01)

Aunque Moisés parece haberse quedado “perdido en la traducción” en este texto rabínico del primer siglo, esta cita de Los Dichos de los Padres nos muestra que Pablo se ha basado en su vocabulario rabínico de la transmisión de la tradición, cuando exhorta a los Colosenses: “De la manera que recibisteis a Cristo Jesús el Señor, así andad en Él”. Pablo es un maestro oficial que muestra a los Colosenses cómo deben caminar. Pero en vez de poner una cerca alrededor de la ley (es decir, agregando 365 mandamientos menores), Pablo los exhorta a “vivir en Cristo”.

El verbo griego paralambano, traducido aquí “recibido”, corresponde a la rabínica min kimmel (“recibir lo que se transmite”). De manera similar, Pablo usa el lenguaje de la transmisión y recepción de la preciosa tradición en 1 Corintios 15:1-3: “el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis (paralambano)… Porque yo os entregué (paradidomi) en primer lugar lo mismo que recibí (paralambano)”. Paradidomi, traducido aquí “entregar”, responde a la rabínica massar le (“entregar, transmitir a”, de la que los masoretas- “transmisores” de las Escrituras y la tradición- recibieron su título hebreo). Pablo usa estos dos términos de tradición de nuevo en 1 Corintios 11:23, acerca de la cena del Señor: “Porque yo recibí del Señor lo mismo que os he enseñado”.

Pablo también puede utilizar este vocabulario para describir la experiencia de venir a la fe. Acerca de su gran vocación y cambio de dirección, la revelación salvadora y la comisión de Jesucristo, él dice que recibió (paralambano) este llamado no de hombre, sino de Jesucristo (Gál.1:12); y lo que Pablo recibió por revelación directa se convierte en la palabra transformadora que él transmite con autoridad, una palabra que cambia las vidas de innumerables gentiles paganos. Así, Pablo agradece a Dios por los tesalonicenses que, “cuando recibisteis la palabra de Dios, que oísteis de nosotros la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis” (1 Tes. 2:13). Del mismo modo, en relación con los romanos (y este parece ser siempre el gran objeto de la acción de gracias de Pablo) él dice: “… Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, os hicisteis obedientes de corazón a aquella forma de enseñanza a la que fuisteis entregados -literalmente, “enviado” (paredoth_te, aoristo pasivo de paradidomi).

Y lo mismo ocurre con los Colosenses. Es interesante que para Pablo, sólo los apóstoles transmiten el Evangelio. Él nunca exhorta a la iglesia a transmitir (paradidomi) el Evangelio. Su papel no es producir un Talmud Cristiano inspirado en donde la revelación es continua pero a la vez irremediablemente relativizada. Su papel no es al parecer el de una “comunidad tradicionada”, que, de acuerdo con la Forma Crítica, en realidad crea y desarrolla la tradición del Evangelio. Su papel es más bien para recibir y guardar lo que se ha transmitido de una vez y para siempre con ella. Esto es lo que Pablo le pregunta a los Colosenses. Como habían recibido a Cristo, es decir, el Evangelio que Pablo había pasado, así debían caminar en él.

Aquí, sin embargo, parece que hay un problema. Parece que es posible recibir a Cristo Jesús el Señor, pero no caminar en él. ¿Trae este texto consuelo a los que dicen que uno puede recibir a Cristo como Salvador y después aprender en la vida cristiana cómo recibirlo como Señor? Bueno, no exactamente. La recepción del Evangelio en el pasado, al principio de la fe, es una recepción de Cristo Jesús, el Señor. En el Evangelio Él tan solo puede aparecer como Señor, como el Señor de la creación y el señor de la redención, el Señor de la victoria de la resurrección sobre la muerte y el mal. El problema parece ser más bien una lamentable, pero fácilmente adoptada inconsistencia.

¿Cómo puede suceder esta desconexión?

El evangelio de Pablo había sido bien claro sobre este tema. Los tesalonicenses ya habían recibido lo que Pablo les había transmitido a ellos acerca de cómo caminar: “. . . os hemos instruido en cómo vivir a fin de agradar a Dios, ya que, de hecho, usted está viviendo “(1 Tes. 04:1). Cómo caminar era parte manifiesta del mensaje original del Evangelio, como Pablo indica claramente también en Colosenses 2:07, inmediatamente después de nuestro texto: “. . . como se les enseñó “. Entonces, ¿Por qué los cristianos, entonces y ahora, se salen de la pista?

Curtiss Strange, el golfista, se salió de la pista. Ganador de dos Abiertos consecutivos en Estados Unidos, el año pasado Strange no podría ni siquiera haberle ganado a RC Sproul. Comenzó a perder el tiempo con las nuevas teorías de swing. Pero él regresó. Él se volvió a conectar con su antiguo maestro, Jimmy Ballard, cuya teoría propia se resume en la frase: “Manténgase conectado” – mantenga los “ligamentos y tendones juntos, conectados entre sí” si usted desea golpear la pelota de golf relativamente lejos y por el centro.

Pablo da un ejemplo de un creyente “desconectado” en este mismo capítulo, en los versículos 16-23, que está involucrado en “sombras” (v. 17) después de haber olvidado lo importante; que está actuando por compromiso, no viviendo algo real. Todavía unido a la forma de pensar del mundo (v. 20), este supuesto creyente ha perdido la conexión con la cabeza (v.19). En lugar de estar arraigado y cimentado, y unido con el resto del cuerpo de Cristo que cada vez crece más, esta persona se envanece con nociones ociosas sobre las lunas nuevas y las fiestas. Esta no es su tentación (aunque recientemente regresando de Francia a los EE.UU., me he sorprendido con las numerosas interpretaciones bíblicas que están salidas de tono, especialmente en la escatología, sobre los cuales las personas se emocionan y se involucran personalmente). El gran peligro en todo esto es la amenaza de perder el contacto con lo esencial de nuestro caminar con Cristo.

El peligro para la mayoría de nosotros, sospecho, no son especulaciones egoístas de carácter cuasi-herético. Más bien, es el enfriamiento de nuestro amor por Cristo. Caminar en él se convierte en un trabajo monótono, y dar gracias, la última cosa en nuestra mente, ya que nuestro centro emocional ha sido reubicado. Tal estado espiritual se puede desarrollar de manera imperceptible, a medida que comenzamos a enfrentar situaciones difíciles o amenazadoras de la vida en las que somos empujados hasta el extremo, y nuestras capacidades y habilidades son probadas hasta el límite. Y entonces, en los momentos de ocio y descanso tan necesarios, nos llega a través de la pantalla de TV: “Lo bueno, lo rico, lo bello, lo inteligente, la altura, lo famoso y fascinante, los que logran llegar a las páginas de la revista People, son los que tienen éxito. Si usted no es como esos, es mejor que empiece a preocuparse “. Más allá de eso, una cierta versión Americana de la ética de trabajo y éxito, puede perseguirnos mientras las situaciones se resuelven.

¿Está usted tan preocupado por los promedios de calificaciones, habilidades ministeriales y que la gente las reconozca, tan consumido con las preocupaciones sobre su carrera o futuro cónyuge, que, a pesar de sus palabras y confesión externa, en el profundo ser interior está desconectado de la Cabeza, Cristo? ¿Ha caído usted, imperceptiblemente en una manera fundamentalmente pagana de vivir y de pensar, incluso mientras realiza estudios teológicos, una mentalidad en la que, después de haber comenzado con la gracia, usted termina en las obras, en las que la justificación es el todo de la gracia, pero para la santificación usted está solo? Pero usted sabe en el fondo que no puede seguir así. Tarde o temprano se abrirá una grieta. Usted desarrollará úlceras, languidecerá en la depresión, caerá de forma espectacular en pecado, tal vez incluso renunciará al ministerio.

(Traducido por Beatriz Atkins)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Traducción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s