¿Qué es la ‘perspicacia’ de las Escrituras?

Por Guillermo Green

Todo protestante, aún el menos instruído, afirma la doctrina de “Sola Scriptura”. Es una de las doctrinas fundamentales que separa el protestantismo del Catolicismo Romano. Pero la doctrina de “Sola Scriptura” no fue una doctrina aislada, y sin su doctrina hermana, no cumple su función verdadera. Hablo de la doctrina de la “perspicacia de las Escrituras”, es decir, la suficiente claridad de la biblia. De nada sirve una doctrina de “Sólo las Escrituras” ¡si no son entendibles! La doctrina de la “perspicacia” significa que las Escrituras son suficientement entendibles en todas las doctrinas necesarias, de modo que aún los sencillos las puedan entender. Es por esto que lo primero que hicieron los reformadores de la Iglesia en el siglo 16 fue comenzar escuelas y enseñar a todos a leer. Roma no tenía interés en que el pueblo supiera leer porque no cree en la perspicacia de las Escrituras. Existe una relación directa entre una Iglesia instruída, y nuestro concepto de las Escrituras.

Creo que por perder vista de esta segunda doctrina corolaria (la “perspicacia de las Escrituras”) la doctrina de “Sola Scriptura” ha dejado de influir en las iglesias evangélicas. Ahora muchas iglesias evangélicas están igual que la Católica con su Magisterio: se necesitan “expertos” para entender lo que la Biblia realmente enseña. O peor aún, estamos cediendo la Palabra escrita por profecías, visiones o revelaciones extra-bíblicas. Igual que lo hacía Roma con la tradición oral “apostólica”.

La Confesión de Fe de Westminster, escrito en el siglo 17, enseña la perspicacia bíblica así: “La totalidad del consejo de Dios concerniente a todas las cosas necesarias para su propia gloria y para la fe, vida y salvación del ser humano, está expresamente expuesto en las Escrituras, o por buena y necesaria consecuencia puede deducirse de ellas, a las cuales nada debe añadirse en ningún tiempo ya sea por revelaciones del Espíritu o por tradiciones humanas” (1:6).

Pablo lo dijo en pocas palabras: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea completo, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16,17).

No decimos que todas las Escrituras son igualamente claras. Pero todo lo necesario y todo lo importante es suficientemente claro para nuestra salvación y para servir a Dios en este mundo.

“Sola Scriptura” debe ir acompañada siempre de una confianza en “la perspicacia de las Escrituras”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Doctrina, Iglesia, Teología, Vida cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s