“Los primeros serán postreros”

Por Guillermo Green

La parábola de los obreros en la viña se encuentra entre la frase: “Los primeros serán postreros, y los postreros, primeros” (Mateo 19:30 y 20:16. Le animo al lector a leer el pasaje Mateo 19:16 al 20:16). Claramente Jesús quería enfatizar una verdad importante para sus seguidores. Acababa de hablar con el joven rico, quien creía que sus buenas obras y buena conducta le ganaba la vida eterna. Pero el motivo de la parábola de los obreros realmente es una respuesta a Pedro, que se sentía merecedor de “algo” por haber dejado todo para seguir a Jesús. Entonces Jesús relata la parábola de los obreros.

Confieso que en días pasados, cuando leía esta parábola, mis simpatías quedaban con los que habían trabajado todo el día bajo el sol. ¡No es “justo” que ganara lo mismo que los que sólo trabajaron una hora! Pero esto es precisamente el punto de Jesús. La salvación no se da por un pago “justo”. Si recibiéramos lo “justo” iríamos al infierno. Todo es de gracia. Veamos un poco la parábola.

Note por favor que desde el principio es el dueño de la viña que va en busca de los obreros. A veces pensamos que es el dueño que necesita de obreros, pero es al contrario. Son los obreros que necesitan del dueño, son ellos que necesitan estar en su viña. En la viña hay vida, hay trabajo, hay seguridad. Por supuesto, el concepto de “viña” tiene una larga historia en el Antiguo Testamento, donde Dios es el dueño e Israel es su viña.

Luego, el dueño de la viña quiere traer a otros, y va en busca durante diferentes horas del día, y promete darles su pago. Al final del día, les da a todos el mismo pago, ante lo cual se quejan los que trabajaron más horas. El dueño responde: “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno?” (20:15). ¡Este es el punto! Jesús desenmascara el legalismo de Pedro y todos nosotros que creemos que “merecemos” algo más por los esfuerzos que hemos invertido en el reino de Dios, o los años que hemos laborado, o ¡algo! que hemos hecho más allá de otros recién llegados. Pero estas ideas pierden vista de que la salvación es sólo por la gracia de Dios. Nosotros somos los necesitados, y jamás debemos tener envidia de otro a quien Dios quiere dar su gracia y salvación.

Pedro había dejado todo por Cristo. Es cierto. Pero eso no debía ser motivo de jactancia ni de orgullo. Dios será misericordiosos con muchos, y TODOS los redimidos entramos al reino por el mismo sacrificio de Cristo, no por ninguna obra que hagamos.

El Cristiano salvo por gracia está felíz sólo porque se encuentra en la viña de su Señor, invitado a trabajar, y con la promesa de recibir mucho más de lo que “merecemos”. ¡A Dios la gloria!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cosmovisión, Doctrina, Iglesia, Teología, Vida cristiana

2 Respuestas a ““Los primeros serán postreros”

  1. Alexander

    Gracias por seguir dejando tan buenas enseñanzas, muchas bendiciones a todos.

  2. Hermano Guillermo, gracias por este sermon.
    Soli Deo Gloria
    Lenin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s