¿Qué pide Dios de todo miembro de la Iglesia? (1)

por Nicolás Lammé

El significado de la membresía en la iglesia local es muy mal entendido por los mismo creyentes. Estoy convencido que nuestra debilidad como iglesias se debe a que no entendmos la Iglesia de Jesucristo y la tarea que Dios nos ha dado en ella. A fin de responder a esta debilidad, yo ofrezco esta serie sobre lo que Dios pide de todo miembro de la iglesia de Jesucristo.

Como cristianos somos miembros de la familia de Dios (Ef. 2:19) y somos llamados a vivir, participar y ministrar en un lugar particular dentro del cuerpo de Cristo. Un cuerpo sano requiere que cada miembro desempeñe su función bien. Es así también con la Iglesia. Cada iglesia necesita: miembros que tienen un compromiso sacrificial y que son equipados para hacer las obras de servicio que Dios ha preparado para que anduviéramos en ellas (Ef. 2:10; 4:12). Ser miembro de la iglesia local es como ser un miembro de una familia. Todos los miembros son discipulos de Cristo, unidos unos a otros por medio de su unión con él. Esta unidad se manifiesta en la manera en que cooperamos en el amor y servicio a Dios, a los otros creyentes y a los incrédulos. Los miembros que se han unido a la iglesia local por medio de sus votos son llamados a un mayor grado de responsabilidad y servicio. Pero esta no es una calle de un solo sentido. Al mismo tiempo, los ancianos de la iglesia son llamados a atender a las necesidades de las ovejas: a amar y liderar; a proveer consejo de toda la Biblia y ayuda en la vida cristiana y a orar y enseñar, guiando la iglesia en la adoración y servicio a Dios en Cristo. Esto significa que hay una responsabilidad mutua entre la membresía de la iglesia. Así dice Pedro cuando escribe:

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. (1 Pedro 4:8-10)

Aunque muchas iglesias no tienen un concepto muy alto de la membresía, pues si tan solo asistes un par de semanas, te consideras miembro, las iglesias presbiterianas y reformadas sí han tomado muy en serio el hacerse miembro de una iglesia local. Este proceso de ser miembro oficial de una iglesia local se hace por medio de una profesión de fe pública, la cual se hace junto con varios votos (promesas) solemnes. En otras palabras, cuando el creyente profesa su fe en Cristo, también se une a la iglesia local por medio de un pacto.

Este estudio fue escrito para ayudar a los miembros de estas iglesias a entender mejor su compromiso con Jesucristo en la iglesia local. También sirve para ayudar a otras personas que no están en iglesias reformadas o presbiterianas a entender el concepto bíblico de la membresía. A continuación, preguntamos, ¿Cuando yo me hago miembro de la Iglesia, con qué me comprometo?

¿Qué es un pacto?

Los votos de membresía son un pacto primero entre el miembro y Dios y también entre el miembro y la iglesia. Pero este pacto no es un camino de un solo sentido, porque también es entre la iglesia y Dios y al mismo tiempo entre la iglesia y el nuevo miembro. Ayuda en este momento hacer la pregunta: ¿qué es un pacto?

Un pacto es una promesa por la cual nos comprometemos los unos con los otros. Pero fíjese que hago este pacto (o promesa) en primer lugar con Dios y no con los hombres, y por tanto la firmeza de mi compromiso no debería depender de la fidelidad de los demás. Vea los siguientes textos que hablan acerca de la manera en la que Dios hace pacto con nosotros:

Ezequiel 20:44 “Y sabréis que yo soy Jehová, cuando haga con vosotros por amor de mi nombre, no según vuestros caminos malos ni según vuestras perversas obras, oh casa de Israel, dice Jehová el Señor”.

Ezequiel 36:22 “Por tanto, di a la casa de Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado”.

Salmo 76:11 “Prometed, y pagad a Jehová vuestro Dios; Todos los que están alrededor de él, traigan ofrendas al Temible”.

Hoseas 2:19-20 “Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. 20Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová”.

2 Timoteo 2:13 “Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo”.

Podemos ver que Dios hace pacto con el hombre, es decir que Dios se compromete con su Pueblo a pesar de su fidelidad o infidelidad. Y esta promesa cumple en Cristo para hacer que todos sus hijos por la fe en Cristo sean puros y santos y sin mancha delante de él. ¡Nos justifica según su promesa en el evangelio! Esto hace sin fallar porque se ha comprometido voluntariamente con todo su Pueblo en Cristo, su Hijo Amado.

Ya que Cristo amó así a su Iglesia (Ef. 5:25), nos llama a amarla también y ofrecernos en su beneficio, a pesar de que no es perfecta todavía. Este amor no es para con un ideal o un concepto de “iglesia”, sino con la iglesia misma que son los miembros del cuerpo. No estamos comprometidos con una idea, sino con los hermanos y hermanas en Cristo. Hacemos este compromiso en la iglesia local porque nuestro primer compromiso es con la Cabeza de la Iglesia, la cual es Jesucristo. Y porque él amó a su iglesia, nosotros también la amamos y nos unimos a ella (Colosenses 1:18).

Este pacto de membresía es también una promesa voluntaria. Dios me llama a ser parte de su iglesia visible, lo cual quiere decir que yo soy llamado a unirme a una iglesia local. No obstante, la Biblia no me manda ser parte de ninguna congregación local en particular. No pretendo entrar en todo el criterio de cómo escoger una iglesia, pero una vez que yo me hago miembro de la iglesia local, eso hago voluntariamente. Como miembro tengo obligaciones serias para con la congregación, pero es una obligación que yo acepté sin ser forzado. Este carácter volutnario de los votos de membresía hace que seamos aún más obligados porque entramos en esta comunión por nuestra propia cuenta.

En resumen, un pacto de membresía es una promesa solmne que hacemos con Dios y su iglesia para entrar en comunión visible con el Cuerpo de Cristo en su manifestación local. Es un pacto voluntario que me obliga a vivir en comunión con los otros hermanos y servir a Dios con ellos para la gloria de Cristo y la edificación de la iglesia, por la cual Cristo puso su vida. Porque es un pacto que uno hace voluntariamente, Dios nos llama a hacer todo lo posible (siendo nuestro sí, sí) para mantener la paz y unidad de la Iglesia y para promover el amor mutuo entre los hermanos.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Doctrina, Iglesia, Vida cristiana

4 Respuestas a “¿Qué pide Dios de todo miembro de la Iglesia? (1)

  1. Héctor Guzmán.

    Muchas Gracias por su aportación.
    Les saludo desde Smyrna, GA.

  2. En una iglesia local en la que congregué afirmo que su constitución en su momento estipulaba demasiados mandamientos de hombres y al no permitir la membresía de alguien por desacuerdos menores en las creencias básicamente se le trataba de hereje.Mi consulta es si usted considera que debería congregar en dicha iglesia porque casi compartimos las mismas creencias o más bien no. Uso el pasado porque no he leido su constitución en más de un año..

    • Hola David,

      Es muy difícil dar respuesta al tema desde lejos. Muchos se encuentran en situaciones parecidas. Mi sugerencia es buscar la iglesia más bíblica que pueda, congréguese, y no haga problemas por las cosas con que no concuerda. Tenemos el deber de congregarnos y ser de edificación. Retenga lo bueno y deseche lo malo. Que Dios le bendiga, Guillermo

  3. walter

    dios pide que amemos a el por sobre todas las cosas y a nuestro progimo como a nosotros mismos,y que cumplamos toda su voluntad por fe ejemplo… ser fieles a nuestras esposas comer cosas limpias no inmundas de lo demas de las lasivias ni hablar…luego respetar los sabados desde la caida del sol del viernes hasta el sabado a la noche…pedirle todo a jesus…el varon orar con la cabeza descubierta y la mujer cubierta porque asi lo pide dios y otras tantas cosas que me ha dicho y he leido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s