Las máximas del cristiano verdadero (6): Máxima 10

Máxima 10: Deberíamos evitar demasiadas distracciones

Un alma que se ocupa de su salvación no se sobrecarga tanto de las cosas de esta vida. Aquella alma atesora el tiempo que consagra a Dios para reflexionar sobre la vida de santidad más que todas sus ocupaciones terrenales.

Recordemos la parábola de Jesús en la que nos cuenta que la palabra que fue sembrada en el corazón de aquel a quien le distraían las preocupaciones de esta vida es semejante a una semilla que cae entre espinos. Aquella semilla se acaba ahogada.

Es mucho mejor tener un corazón tranquilo y reposado. Cuando así lo tenemos, somos semejantes a la buena tierra que produce a treinta, a sesenta y a ciento por uno. Pero este buen fruto no se dará siempre cuando estamos llenos de una preocupación mundanal tras otra, aun cuando estas preocupaciones son en sí mismas inocentes.

Estoy traduciendo “Las máximas del cristiano verdadero” por Peter Allix (1641 – 1717). Usted puede leer las cinco primeras máximas aquí. También puede leer las máximas en ingles, traducidas por el pastor estadounidense, Wes White, aquí.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Iglesia, Teología, Vida cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s