La evolución como ciencia

por Guillermo Green

Nuestros hermanos norteamericanos tendrán muchos defectos y muchas debilidades.  Pero en una área están tan adelantados con respecto a nosotros, que ni le vemos sus zapatos.  Me refiero a la lucha contra la evolución como “ciencia”.

Ahorita, en varios estados de los EEUU,  se ha introducido proyectos de ley que permitiría simplemente el análisis de la teoría de la evolución, proveyendo algunas de las muchas críticas científicas que hoy hay en contra – tanto de parte de los Cristianos como de los mismos ateos.

¡Pero esta libertad de investigación no puede ser tolerada!  Los ateos, los evolucionistas junto con muchos de los profesores han armado toda una campaña de difamación en contra de los “fundamentalistas”.  Sin embargo, con el apoyo de muchos padres Cristianos, las propuestas en contra del lavado de cerebro de sus hijos siguen adelante.

Estos hermanos nos llevan la delantera en dos cosas:  1) Reconocen que la teoría de la evolución no sólo no es ciencia, sino que es anti-bíblica, y nociva como filosofía.  Han reconocido que la evolución es mucho más que enseñar que salimos del mono.  Provee toda una filosofía de vida para todo aspecto de la sociedad.  Y tenemos que quitarnos el sombrero a aquellos luchadores norteamericanos y otros, que se han desgastado en esta batalla dura.

2)  En segundo lugar, nos llevan la delantera en su disposición de ACTUAR.  CLIR publica un par de libros que tiene que ver con la evolución – ¿sabe cuántos se venden?  ¡Casi ninguno!  Y existen otros libros a la venta sobre este tema, pero muy pocos Cristianos en nuestras iglesias se interesan por este tema.  Mientras tanto nuestros hijos aprenden en la escuela y en la TV que el hombre y el mundo basicamente obedecen “leyes” ciegas y neutrales.  ¿Por qué hay una taza tan alta de fornicación entre los jovenes Cristianos?  Porque creyeron a sus maestros, quienes enseñaron  que ellos son básicamente monos, o perros, o ratones, y que su vida sexual no es más que la de los monos, perros y ratones.  La evolución tiene consecuencias, y demasiados padres no lo está viendo.

La teoría de la evolución no es ciencia.  Es una teoría.  Y una mala teoría, porque no se ajusta a montones de datos y evidencias.  Pero es mala por otro motivo – moralmente conlleva a un concepto del hombre como un ser más evolucionado, y no como “imagen y semejanza de Dios”.  Este es el verdadero problema de la evolución.

¿Cuándo aprenderemos de nuestros hermanos norteamericanos a no sacrificar nuestros hijos a este baal?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosmovisión, Cultura, Doctrina, Iglesia, Teología, Vida cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s